Cámaras corporales de Motorola Solutions, de Radiotrans, para proteger a los trabajadores del transporte y la seguridad

Cámaras corporales de Motorola Solutions, de Radiotrans, para proteger a los trabajadores del transporte y la seguridad

La violencia es un factor que está muy presente en la sociedad, por lo que es inevitable encontrarla también en el lugar de trabajo. Aunque principalmente se hace referencia a una violencia física, cada vez se reconoce más el impacto y el daño que causa la violencia psicológica.

La Ley 31/1995 sobre Prevención de Riesgos Laborales nace con el objeto de “promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo”.

Hay algunos trabajos que requieren un contacto más directo con el público, como por ejemplo los trabajadores del sector de transportes. La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, indica que “La violencia se ha ido extendiendo paulatinamente desde las empresas que manejan bienes de alto valor, por ejemplo, bancos y farmacias, a organizaciones que representan “simbólicamente” a la sociedad, como son los sistemas de transporte urbano y los servicios públicos…”.

Además, estudios recientes del RMT muestran que más del 72% del los trabajadores del personal de línea ferroviaria han experimentado algún tipo de violencia en el último año.

Como respuesta a esto, y con la idea de fomentar la seguridad en este sector, Motorola Solutions —y Radiotrans a través de su colaboración—, proveedor de productos y servicios de comunicación para clientes empresariales y gubernamentales, ha creado unas cámaras corporales que proporcionan transparencia y protegen a los trabajadores.

Las cámaras corporales de Motorola Solutions están diseñadas para ampliar su programa actual de seguridad en video gracias a que brindan audio y video en vivo, así como una perspectiva en primera persona de las confrontaciones entre el personal y el público. Su perfecta integración con el software Avigilon Control Center (ACC) puede aumentar las implementaciones fijas de videoseguridad actuales, ya que muestra las grabaciones de las cámaras corporales junto con las de las cámaras fijas para acelerar los tiempos de respuesta, proteger al personal y contestar las reclamaciones falsas.

Hay dos tipos de diseños según el puesto que tenga esa persona de cara al público:

La VB400 es para el personal de seguridad y contiene características como la resistencia de impactos probados según MIL-STD-810G y el aguante a la lluvia, la nieve y el polvo con clasificación IP67. Además, dispone de una duración de batería de hasta 12 horas.

La VT100 está diseñada para el personal de primera línea. Es pequeña y discreta, así que puede entregarse fácilmente al personal y adjuntarse a los uniformes como una tarjeta de identificación. La duración de la batería es de larga duración (hasta 6 meses), y cuenta con una etiqueta frontal de la marca que se puede personalizar con algún logotipo o nombre.

El objetivo de implantar estas cámaras es minimizar los abusos, ya sean físicos o verbales, y proporcionar un testigo independiente que ayude a verificar la denuncia del trabajador, ya que las imágenes recopiladas en cámaras corporales aumentan la probabilidad de condenas rápidas y justas si el personal es agredido.

FUENTE: PCT Leganés